¿Cómo está construida la columna vertebral?

Es muy importante conocer cómo está construida la columna vertebral. Se trata de un verdadero eje estructural formado por 33 huesos, las vértebras, que se agrupan en cinco tramos consecutivos, cervical, dorsal, lumbar, sacro y coccígeo, separadas una de otra por discos intervertebrales (a excepción de las sacras, fusionadas en un solo hueso, del mismo modo que el cóccix, formado por la unión de cuatro vértebras rudimentarias).

Este sistema óseo trabaja en una equilibrada relación con otro sistema, en este caso formado por músculos y ligamentos.

El eje de la columna vertebral es prácticamente vertical; las patologías sobrevienen cuando se produce una alteración de dicha geometría o cuando las vértebras son comprimidas unas contra otras, dificultando su movilidad y generando, por el roce intervertebral, intensos dolores. Restableciendo las condiciones normales, dichos dolores deben desaparecer.

El método de Zilgrei que comentamos en otro artículo comprende, además de la mencionada respiración dinamogénica, una serie de autoterapias, es decir, procedimientos curativos que el paciente efectúa por sí mismo, luego de haber identificado mediante un auto-test, cuál es el movimiento que provoca dolores o inmovilidad.

Dichas autoterapias no son otra cosa que movimientos opuestos al dolor, que coordinados con la respiración dinamogénica, lo neutralizarán con efectividad.

Las autoterapias con las que el método Zilgrei soluciona el dolor de espalda son cerca de treinta, todas bautizadas con nombres de aves, debido a que los creadores de la técnica se inspiraron en los movimientos suaves y pausados de estos animales. Las dos técnicas consideradas básicas por su eficacia para realinear y equilibrar la columna y su relación con los músculos son las llamadas “Cisne” y “Paloma”, capaces de terminar con los síntomas causados, entre muchas otras, por las siguientes patologías:

  • Artrosis cervical• Cervicobraquialgias (dolores de cuello, de hombros y de brazos)• Periartritis escápulo-humeral• Lumboartrosis• Artrosis sacroilíaca• Ciática (dolores paralizantes que se irradian desde el sector lumbar a lo largo de toda la pierna, originados por la compresión de la raíz del nervio ciático, que corre sobre la columna vertebral).

Todos los especialistas coinciden en que de todas las veces que se practiquen los movimientos, los más eficaces son durante la mañana, inmediatamente después de despertarse, antes de ingerir cualquier alimento; y por la noche, momentos antes de ir a la cama.

Para que la autoterapia sea eficaz debe ser realizada con la misma intensidad, tres veces al día, desde el momento en que el dolor se encuentra en su fase aguda hasta varios días después que el dolor ha desaparecido. Posteriormente a este lapso se podrá reducir la frecuencia a dos veces diarias durante un mes para luego practicar los movimientos dos o tres veces por semana como plan de mantenimiento.

La práctica regular de la autoterapia, aun cuando los síntomas hayan desaparecido hace meses, provee de una flexibilidad constante a todo el eje de la columna, actuando como un eficaz preventivo de problemas de tensión, contracturas y dolores derivados de malas posturas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *